Acceso padres
Darse de alta

La coherencia educativa: la familia y la escuela

· Escuelas

En muchas ocasiones, en las Escuelas Infantiles Nemomarlin, los padres nos dan la enhorabuena por los logros  de sus hijos  en cuestiones de autonomía, alimentación, sueño, comportamiento…

Pero lo que deben saber es que en el 90% de los casos, se debe a la existencia de una coherencia educativa entre los dos agentes educativos más importantes en la vida del niño: la familia y la escuela.

Sin duda, cuando no se da, los resultados no son positivos.  Es más, las decisiones unilaterales de una parte pueden afectar directamente al trabajo de la otra.

La familia y la escuela deben caminar en la misma dirección y tener una predisposición a la colaboración mutua.

Esta relación debe ser cuidada, día a día, por ambas partes y debe basarse en los siguientes principios:

De comunicación.  Ésta debe ser fluida y continua. Sin sobrepasar los límites de la profesionalidad. Los momentos en los que podemos establecerla serían:

  • Cada día, comentar algún detalle que puede ayudar a las educadoras a entender el comportamiento de un niño  en un momento determinado (Ej: si se ha acostado tarde, puede estar cansado al día siguiente. Si lo sabe la educadora, puede comprenderlo y actuar de acuerdo a sus necesidades, si no, puede incluso preocuparse porque le ve diferente a otros días).
  • En tutorías, comunicar avances, modos de actuar ante un comportamiento concreto, para informar de algún cambio en la familia, para resolver dudas sobre una acción concreta de la educadora. 
  • En reuniones de grupo, informar sobre los objetivos que se persiguen, actividades que se van a llevar a cabo, normas del centro…

De respeto. Debemos dejarnos aconsejar por los profesionales, no desautorizarlos, acordar las pautas a seguir, seguirlas y si tenemos alguna duda consultarla. Si en algún momento no comprendemos un modo de  actuar, hablarlo, pues siempre hay un razonamiento que, si nos lo explican, podemos comprender.

De aprendizaje. La sociedad actual  hace que, en ocasiones, algunos aprendizajes que se daban en casa ahora se introduzcan en la escuela. Sin duda, cómo se trabaja con el niño en ella, puede servirnos para continuar estos aprendizajes por nuestra parte, iniciarlos o darnos cuenta de que hay que avanzar en algunos aspectos que no nos habíamos dado cuenta. Por ejemplo: un niño come en silla en el aula y en casa sigue comiendo en la trona. La educadora y la psicopedagoga pueden ayudarnos a realizar este paso.

La idea que sintetiza todo lo que se ha explicado anteriormente es que “somos un equipo y, debemos trabajar juntos,  desde el respeto, nos necesitamos mutuamente y sólo si  colaboramos, conseguiremos resultados positivos en beneficio de nuestros niños”

 

CRISTINA LOPEZ DE URDA , Psicopedagoga Consultoría educativa Cero6

Escuela infantil; conociendo Nemomarlin

Artículo mama  Escuela Infantil Nemomarlin en misspatucos.net: ¡Buenos días a todos! Hoy quiero hablaros de un proyecto del que formamos parte desde hace ya más…

Leer +

Design Thinking en el aula

Desing Thinking en el aula o cómo los niños de entre 2 y 3 años pueden descubrir y generar sus propias soluciones Habitualmente los adultos…

Leer +