Acceso padres
Darse de alta

La lectura, un buen momento para compartir

lectura compartida

· Escuelas

Seguro que alguna vez – y más de una – has dicho eso de “…no tengo tiempo para nada…”.  Y seguramente tienes razón: entre tu trabajo, la familia, los atascos, el supermercado y los viajes de trabajo… no te queda ni un minuto libre. ¿A qué si?

Y sin ser adivinos, también podríamos asegurar que sientes que quienes más padecen esa falta de tiempo son los más pequeños de la casa.  Pues para ti tenemos buenas noticias:

En primer lugar, ellos son felices teniendote el tiempo que te tienen si es un tiempo de calidad.

En segundo lugar, y para completar esa atención, son muchas las actividades que puedes hacer con los más pequeños de la casa, que requieren una pequeña porción de tu tiempo y que te reportarán un beneficio extraordinario.

Hoy te vamos a presentar una de ellas: LA LECTURA COMPARTIDA.

Leer y compartir

En 2014, la Academia Estadounidense de Pediatría ratificó la importancia de que los padres lean en voz alta al menos 15 minutos al día a sus hijos.

Según el estudio realizado, es muy importante empezar desde que el bebe nace ya que el cerebro se desarrolla de manera significativa durante los primeros tres años de vida. Está demostrado que hablarles, cantarles y leerles en voz alta amplía su vocabulario, refuerza los lazos entre padres e hijos y desarrolla hábitos de lectura que serán claves en su formación futura.

Es cierto que los pequeños aprenderán a leer en el colegio pero a menudo asocian la lectura con un trabajo, con una tarea escolar. SI eres tú el que le inicia en el mágico mundo de los cuentos, asociará la lectura con el ocio familiar y con el contacto con sus padres y esa asociación la guardará durante muchos años.

¿Te parece que te demos unas pequeñas ideas para que ese momento de lectura sea especial?

  • El día tiene 24 horas; es decir 1.440 minutos. De ellos, seguro que más de la mitad estás pendiente del móvil, el ordenador, la televisión o… Seguro que estar 10 o 15 minutos aislado de tanto ruido exterior no te hará daño. Deja que el único sonido que te acompañe en este momento sea una música suave y la voz de tu bebé.
  • Busca un lugar cómodo y tranquilo y procura que sea siempre el mismo. Así será mucho más fácil que toda la familia asocie el lugar con la relajación y la experiencia familiar. NO es lo mismo la lectura en un cómo sofá o en la cama del pequeño que la lectura en la cocina mientras se hace cena. ¿O si?
  • Deja que tu hijo elija el libro que quiere leer y no te preocupes si durante días y días elije siempre el mismo. Eso hará que se familiarice con la historia del libro, y cuando eso suceda, es un buen momento para invitarle a que él “lea” en voz alta para ti. Te sorprenda la historia que sale de su boca: interpretada, corregida e, incluso, mejorada.
  • Familiarizate con el libro que le vas a leer; si a ti te gusta serás capaz de transmitir emoción y disfrute tu hijo. No sientas vergüenza a la hora de interpretar lo que estas leyendo. Los sonidos, las expresiones de tu cara y tu lenguaje corporal sonparte importante de lo que tu hijo percibe. ¡Aprovéchalo!
  • Los libros infantiles tienen ilustraciones y no es sólo por una cuestión estética. Son parte de la historia que se narra en el cuento. Párate en las ilustraciones, pregunta a tu hijo su opinión, qué ve, cómo interpeta. A lo mejor descubres que veis cosas completamente distintas; depende de tu imaginación y de la suya.
  • Sigue las palabras que leas con el dedo. Tu hijo podrá identificar algunas letras y se dará cuenta, por ejemplo de que se lee de izquierda a derecha.
  • Y sobre todo recuerda que es un MOMENTO PARA DISFRUTAR tú de él y él de ti.

 

Para terminar, nos gustaría recordarte que existe una gran variedad de libros infantiles que puedes leer con y para tu hijo: cuentos, canciones, poemas, rimas. Seguro que en tu librería te pueden recomendar textos dependiendo de la edad de niño.

Nosotros hemos hecho esta recomendación para ti:

  • Colección Pasito a PAsito de la editorial Panini Books.
  • Colección Baby Enciclopedia Larousse.
  • Tortolita, de la editorial Libre Albedrío.

Y recuerda que no hay nada mejor que predicar con el ejemplo: si lees delante de tu hijo, fomentarás su hábito de la lectura.

Te dejamos una frase para reflexionar:

En la lectura debe cuidarse de dos cosas: escoger bien los libros y leerlos bien

Jaime Balmes, filósofo y teólogo español